Discurso de Apertura

1° Congreso Gastronómico «Hacia la Salvaguarda de la Gastronomía Venezolana»

La mesa del sucrense está constituida por un gran legado multi-cultural, posee una inmensa variedad en cuanto a la preparación de alimentos y bebidas se refiere.

Discurso de Apertura Congreso de Gastronomia | Rosendo Acosta | Consultor en Turismo & Marketing
Rosendo Acosta

El 1° Congreso Gastronómico «Hacia la Salvaguarda de la Gastronomía Venezolana» comenzó con una salutación del presidente de la Cámara de Turismo del estado Sucre, Rosendo Acosta, y en su discurso de apertura dijo lo siguiente:

La mesa del sucrense está constituida por un gran legado multi-cultural, posee una inmensa variedad en cuanto a la preparación de alimentos y bebidas se refiere. En principio, por la sabiduría culinaria de nuestro antepasado aborigen, de la cual hemos recibido gratamente como herencia el casabe, como un producto básico en nuestras comidas.

Posteriormente, con el proceso de colonización, la gastronomía española confluyó con la gastronomía indígena. Los españoles introdujeron entre otras cosas, el cultivo de plátano, la caña de azúcar y la cría de diversos tipos de ganados y aves de corral. De esta unión surgen también los chorizos, a los cuales se les agregó el ají dulce y el orégano, por ejemplo.

Durante los siglos XIX y XX, la llegada de los inmigrantes a la península de Paria, provenientes de las vecinas islas británicas, introdujeron el pan, que compitió ventajosamente con la arepa, dando lugar a la variedad de panes que hasta hoy se sirven en los hogares, de allí, por ejemplo, se prepara la domplina, hecha con harina de trigo, leche de coco y soda o levadura, la cual se consume sobre todo en la península de Paria.

De las islas antillanas francesas, la gastronomía sucrense adoptó el corbullon, plato a base de pescados (algunas veces sofrito), cebolla, tomate, ají dulce, culantro y charlota; plato que se acompaña con arroz con coco (arroz salado cocido de manera tradicional, pero con leche de coco). Los hindú provenientes de las islas vecinas, también introdujeron las especias que enriquecieron la gastronomía pariana y por ende la sucrense.

Las costumbres culinarias del estado Sucre, sobre todo en los pueblos costeros, se concentran en gran parte, en los frutos del mar, una de las razones es que la región cuenta con una gran franja costera de 708 km y una importante producción artesanal e industrial de esta fuente de proteínas. Son diversos los platos a base de productos del mar, los cuales han ido mejorando con nuevos ingredientes y técnicas de cocción. El sancocho de pescado es la más emblemática en este rubro en la mesa del sucrense... y el corocoro frito.

La cocina sucrense está llena de aromas y sazón, los exquisitos sabores de sus platos a base de carnes y los llamativos colores de los vegetales, que siempre los acompañan, mezclados con condimentos y especies con la influencia de la cocina europea, africana, caribeña (islas de las Antillas) y autóctona de nuestros aborígenes le dan a la comida regional cierta particularidad. Aunque no contamos con grandes cantidades de ganado como otras regiones del país, nuestras carnes, como la de res, chivo, cerdo y conejo, han servido de ingredientes para la creación de diversos platos de sabores únicos.

Cuando hablamos de la dulcería criolla del estado Sucre, nos referimos a una extensa lista de postres, tortas, golosinas y demás dulces, que con el pasar del tiempo se han hecho parte de nuestras costumbres culinarias. El abanico de dulces que se elaboraban en los hogares sucrenses, básicamente cuenta con ingrediente como el papelón, harina de maíz y frutas como el coco, cambur, mango y guayaba. Muchos dulces son de origen indígena, otros heredados de tiempos de la colonia que han ido evolucionando en el tiempo y, también, otros han sido el resultado de la penetración cultural de las islas vecinas de las Antillas, las cuales ya forman parte de nuestro menú. Somos una región gastronómicamente multicultural, con platos que deleitan hasta de los más finos paladares. Esta condición nos puede ayudar a apalancar el turismo en nuestra región.

Comentarios